Temas De Conversación Para Jóvenes Y Adolescentes

Lecturas, Textos, Videos y Juegos Para Hacer Un Taller

Las lecturas, los textos, los videos y los juegos son excelentes ideas para generar temas de conversación durante un taller que se realice para jóvenes y adolescentes. Al generar temas de conversación interesantes para jóvenes y adolescentes en un grupo, está ayudando a romper las barreras iniciales que les impiden leer. Aquí hay algunos consejos para para hacer un taller que combine textos, videos, lectura, juegos y libros:

Lecturas


Hemos encontrado que leer en grupo tiene una mayor probabilidad de ser más exitoso que la lectura individual. Los adolescentes están más involucrados en el diálogo cuando están sentados alrededor de una mesa y participan más cuando alguien está activando la conversación. Sentarse frente a un pizarrón los desalienta. Los jóvenes trabajan mejor en equipo y se apoyan unos a otros en la lectura en voz alta si la actividad es grupal.

Juegos


Los juegos se pueden utilizar para lograr el objetivo de acercar a los jóvenes a los libros. Cuando se trata de juegos, debes asegurarte de elegir juegos que no sean demasiado difíciles o demasiado fáciles. Lo difícil es encontrar un buen equilibrio, eso lo da el conocimiento del grupo. Anda aumentando gradualmente la dificultad y cautela que todos participen.

Videos


Se puede llegar a los libros a través de otros medios. Los videos pueden ser una buena puerta de entrada a la lectura para adolescentes y jóvenes. Un taller que mezcle los formatos lo vuelve más divertido.

Cuando se trata de encontrar temas interesantes de conversación para jóvenes y adolescentes, se requiere prueba y error. No todos los grupos responden igual o los mueven los mismos intereses.  Por eso, hay que tener una variedad de lecturas, textos, videos y juegos para ir probando en cada sesión del taller hasta hallar un hilo conductor.

¿Quieres aprender más? Si es así, toma contacto con Métele Cuento. Nuestro objetivo es promover la curiosidad por la lectura entre los adolescentes que están atrasados en la escuela o que han sido excluidos del sistema escolar. Queremos jóvenes que quieran leer, no que sepan leer.